Javier Díaz Murillo, El Mundo, 19 Junio 2017

Un tándem italiano de amistad y gastronomía

articoloAl final los dos amigos se reencontraron en la capital y tras muchas vueltas hoy abren otro capítulo con La Pizza è bella, una tabernita de cocina italiana donde por fin van a hacer las cosas con más cabeza. «En este tiempo hemos aprendido mucho. Cuando abrimos Fratelli di Italia en México éramos unos críos. No lo gestionamos bien. Teníamos una espina clavada. Ahora hemos madurado y queremos hacer las cosas tal y como nos gusta», cuenta Brian.

Después de ver aberraciones con platos de pasta y trabajar en sitios donde se llamaba pizza a cualquier pan horneado sin fundamento, tienen clarísima su filosofía: platos auténticos, sencillos, producto fresco y elaboración casera.«Qué me cuesta hacer los tagliatelle, ¿media hora más?, vale, pero luego se nota», justifica Brian. Cada uno desempeña un rol acorde con sus habilidades. En la escuela, Santo se especializó en pasta, ensaladas y repostería, mientras Mikele centró sus energías en los amasados.

 

«Tiene un don natural, es un maestro con la harina», dice su compañero. «Cada cual pone lo mejor que tiene», coinciden ambos. Mikele desvela uno de sus secretos pizzeros: trabaja la fermentación de la masa a 48 horas. «Eso quiere decir que le metes poca levadura. Así es más ligera, más fragante, sienta mucho mejor y no tienes esa sensación de hinchazón en el estómago», revela el chef. La gente va tomando nota y repite.

La Pizza è bella nació a finales de abril de este año, en el número 38 de la calle Palos de la frontera. «Invitamos a pizza y cerveza a todo el barrio. Nuestra idea es que la vida es bonita, esto es nuestro sueño. Si tú disfrutas, tu cliente también», señala Brian con entusiasmo. Por eso, trata de encontrar la mejor materia prima posible. Verduras, carnes y pescados, en el mercado, pastas y otros menesteres, de su patria, como las salchichas frescas de Norcia (un pueblo del centro italiano que se salió indemne del último terremoto), por ejemplo.

Así, uno de los platos que recomiendan son los tagliatelle alla norcina, con boletus, salchicha y queso pecorino romano o el fritto misto marchigiano(mozzarella, aceitunas rellenas y crema frita al estilo de la nonna), los tortellini, de ricotta y espinaca, y pizzas como la tartufo (mozzarella, trufa, huevo y láminas de parmesano) o la carbonara, con pancetta arrotolata (que aseguran tiene menos de 40% de grasa saturada). Además, un menú del día que cambia a diario con propuestas más mediterráneas.

Tres primeros, tres segundos, pan, bebida, postre o café. Como entrantes: ensaladas, tomates rellenos, provolone, etc, y como principales pizza, pasta, carne, pescado o risotto. Nos sentamos en la terraza, suena música italiana y ellos tararean a coro, felices. Devoramos un carpaccio de carne con parmesano muy refrescante. Luego, una de las lasañas al pesto más gustosas jamás probadas y, de remate, buen tiramisú.

 

La Pizza è bella. Palos de la frontera, 38 Metro: Palos de la frontera. Tlf: 91 148 92 94 / 622 82 94 33. Horario:de lunes a sábado de 9.30 a 00.00h. Domingo de 11.00 a 00.00h. No cierra ningún día. Página web: 'www.lapizzaebella.com'. Precio del menú: 10.80

 

Logo br

Vinilo8

deliveroo

Eltenedor

biglietto visita br